Las arrugas son parte de la vida. Conforme pasa el tiempo, las personas comenzamos a cambiar el rostro en función de las marcas que se van acentuando en zonas como la frente, ojos y boca.

Sobre todo las mujeres, odian tener arrugas, en especial porque la sociedad condena a las mujeres mayores haciéndolas partes de un estereotipo. Con esta premisa, las chicas después de los 35-30 años comienzan a cuidarse para intentar retrasar la aparición de las arrugas.

El yoga facial es la última tendencia que está revolucionando la forma de realizar tratamientos de belleza. Se trata de ejercicios y masajes que hacemos en el rostro con el fin de estimular los músculos y combatir también la flacidez.

¿Cómo hacer yoga facial?

Lo que se busca con este tipo de yoga es hacer de nuestra cara una piel más firme y tonificada. Lo mejor de todo es que no necesitamos mayor cosa que un espejo y al menos 15 minutos de nuestro tiempo para realizar los ejercicios.

Debes colocarte frente al espejo y comenzar a masajear cada parte del rostro y ha hacer gestos suaves. Según su creadora, Diana Bordón, si realizamos estos ejercicios al menos tres veces a la semana lograremos ver resultados en poco tiempo.

No importa si los realizamos durante el día o la noche, lo importarte es ser constantes en nuestra rutina y darle la importancia que merece.

Se recomienda que este yoga se complemente con el uso de cremas y se apoye el masaje con algún tipo de herramientas, como el rodillo facial. Además, no debemos olvidar que mucho del desgaste que sufre nuestra cara se debe al uso continuo de maquillaje, sobre todo por el mal hábito de no desmaquillarnos al momento de dormir.

Hacer yoga facial antes de dormir

El proceso de desmaquillaje debe realizarse profundamente. Si no posees una crema o material especializado para hacerlo, al menos usa abundante agua y jabón para el rostro. La idea es no irse a la cama sin tener la cara muy limpia. Luego de quitarte todo el maquillaje, puede ser el momento ideal para practicar el yoga facial.

Además del beneficio antes mencionado, también servirá para relajarnos y liberar estrés. Por eso se recomienda hacerlo en momentos en los que solo quieras dedicarte a ti, a tu belleza e incluso a tu salud.

Aunque envejecer es parte de la vida, basar nuestra alimentación es productos naturales y balanceados es también un buen complemento para este tipo de tratamientos: evita refrescos, dulces y cualquier producto en exceso que contenga muchas sustancias nocivas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.